jueves, 28 de mayo de 2009

¿En tu familia? La pornografía no detectada invade hogares, arruina vidas.

Por John L. Hart
Editor Asociado Church News

Traducción libre por Carlos Eliu Ang Angeles

Suficientemente malos eran un su día, los viejos asuntos de la pornografía se han reinventado en sus peores formas y proliferado en Internet como las esporas de hongos en un huracán.
Los 40-60 mil millones de dólares de la industria en todo el mundo ahora incluyen, literalmente, miles de millones de páginas en Internet. Los Estados Unidos son el principal productor y consumidor de este degradante producto. Incluso las grandes empresas, respetables de otro modo, incluidas las destacadas cadenas hoteleras, se benefician de ella.

“Los medios tecnológicos han destruido todas las barreras “, dijo Jill C. Manning, un médico graduado de BYU, que testificó en contra de la pornografía a un subcomité del Senado de EE.UU. en 2005. “No hay nada en el futuro previsible que obstaculice” la continua explosión de la pornografía.

Esta fantasía normalmente sume a los hombres en las sombras de las altas horas de la noche, dañando las relaciones y la autoestima.
La tecnología de la pornografía incluye cualquier cosa con una pantalla que puede tener acceso a la Internet o mostrar imágenes, desde teléfonos celulares a consolas de juegos inalámbricas, desde descargas de alta definición a Dvds.

Gran parte de la pornografía involucra perversiones y violencia. El agente jubilado del FBI Roger Young ha dicho que las peores cosas que vio en sus 30 años de carrera están ahora disponibles para los niños en Internet.

Un estudio de niños entre 7 y 17 años indica que el 90 por ciento de ellos había visto pornografía en línea, la mayoría mientras estaban haciendo la tarea. En otro estudio de jóvenes entre 16 y 17 años de edad, el 48 por ciento dijo que sus padres sabían poco o nada acerca de lo que ellos buscaban en línea.

El promedio de edad en que un adicto tuvo su primera exposición es a los 11 años. Los estudios también dicen que todos los estudiantes de secundaria varones la han visto en un momento u otro.

“Es tan repugnante y vil que no queremos pensar en ello”, dice la hermana Manning, tomando nota de que la última comisión federal sobre el tema que terminó en 1986. “Pero definitivamente necesitamos actualizar el debate.”

Debido a su naturaleza, la pornografía prospera cuando la gente buena voltea la cabeza fuera del problema.

Gran parte del problema se deriva de la rapidez con la que Internet se desarrolla, dijo. El Internet comenzó en 1993 y ha proliferado tan rápidamente que la mayoría de los encargados de formular políticas fueron olvidando lo que se estaba publicado y que alguien lo estaba viendo.

Ella Describió la pornografía como “el más exitosamente comercializado insulto a nuestra humanidad, nuestra naturaleza divina y nuestra sexualidad”. La pornografía esta “debilitando la ya de por sí débil cultura del matrimonio y la familia en este país”. Esta conduce a la potencial pérdida de puestos de trabajo, y la reducción de compromiso con la crianza de los hijos. Los jóvenes que ven pornografía tienen más probabilidades de participar en perversiones.

Además, muchos expertos afirman que la violación, el único delito violento en los Estados Unidos que va en aumento, tiene algunos factores causales en la pornografía. Hay 15 veces más probabilidades de que los violadores hayan estado expuestos a la pornografía durante la infancia o entre 6 y 10 años de edad, que los no delincuentes, según el Centro Nacional de Derecho de la Infancia y la Familia. Esto no incluye la debilitante pornografía infantil, otro tema.

Los líderes de la iglesia han alzado las voces de alerta contra la pornografía. La Iglesia también ha tomado medidas importantes para ayudar a las familias y personas que han sido afectados.

Fred M. Riley, comisionado de Servicios para la Familia SUD, dijo que su experiencia en consejería indica que los hombres que ven pornografía pueden convertirse en adictos, y los adictos adquieren cuestiones emocionales que requieren asesoramiento profesional, así como consejería espiritual a través de un obispo.

“Lo que estamos encontrando es que es al menos tan adictiva como las drogas y el alcohol”, dijo. “Y hay algunos que dicen que hay cambios químicos en el cerebro que causan la adicción.” Con las drogas y el alcohol, en realidad se puede sacar las sustancias químicas de su cuerpo, pero con la pornografía, es muy difícil sacar las imágenes de su cerebro.
“Para que un adicto vuelva a las drogas, tiene que encontrar las drogas. Para los adictos a la pornografía, todo lo que tienes que hacer es ir a su memoria y recordar las imágenes o escenas para volver a estar expuesto a su adicción.”

Para combatir esto, la Iglesia ha elaborado el folleto “Que la Virtud Engalane tu Pensamientos”, una ayuda para los jóvenes y para otros para permanecer centrados en temas espirituales. Un reciente manual, “Programa de Recuperación de Adicciones”, es un plan de recuperación basado en el evangelio que fue compilado por Servicios para la Familia SUD y por consejeros expertos en los Estados Unidos.

En Servicios para la Familia SUD, hay consejeros bien formados para abordar la problemática de la adicción a la pornografía, y hay grupos patrocinados de adictos, así como grupos de apoyo para los cónyuges. Una de sus misiones más importantes es el de salvar el matrimonio amenazado por la adicción a la pornografía.

La activista de la comunidad Pamela Atkinson, presidente de la Coalición de Utah contra la pornografía, quien es presbiteriana, dijo que las familias en Utah son particularmente susceptibles porque el control de extensas librerías de adultos ha llevado a una actitud que “no puede suceder aquí”. Sin embargo, Utah tiene ahora una de las mayores tasas nacionales de acceso a sitios de pornografía en Internet. Utah es también un líder en las organizaciones que trabajan juntos para luchar contra el problema.

“Sabemos que los niños más jóvenes - adolescentes - el uso de Internet para la interacción social”, dijo. “Sesenta y uno por ciento de los jóvenes de 13 a 17 años tienen perfiles personales, y han publicado fotos de ellos en línea.” Cuando los adolescentes reciben una llamada en sus teléfonos celulares “, el 40 por ciento contesta a desconocidos y comparten información personal”.

“Los adolescentes realmente necesitan ser supervisados”, dijo. “Los padres no están cuidando”.

Ella dijo que cuando los padres revisan la lista de los sitios visitado por sus hijos, a menudo aparecen nombres inocentes. Sin embargo, unas pocas páginas en estos sitios de juegos infantiles son enlaces a páginas pornográficas.

“Esto es más generalizado de lo que la gente piensa. La gente puede pensar que es bastante inofensivo y se sorprenden con algunas de las imágenes que ven.”

Su coalición esta promoviendo la proyección de un poderoso video anti-pornografía a los estudiantes de secundaria en Utah, acompañado de oradores expertos. El vídeo “, la pornografía - La Gran Mentira”, ilustra la fantasía de la pornografía y advierte a los padres de su presencia en sus hogares.

El video fue producido por una coalición encabezada por D. Fraser Bullock, Setenta de Área, ex presidente y director general del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002 de Salt Lake y director general de Sorenson Capital.

Un discurso anti-pornografía del Élder M. Russell Ballard del Quórum de los Doce Apóstoles motivó al Élder Bullock para formar un comité de ciudadanos contra la pornografía. Este grupo, en colaboración con la Comunidad de decencia y Deseret Book, produjo una versión SUD y una versión laica de este video. Unos 5.000 ejemplares de la presentación de 20 minutos se han vendido. El video también tiene capítulos con consejeros expertos. Está disponible en www.deseretbook.com.

“Es una gran plaga - una plaga oculta”, dijo el Élder Bullock de la pornografía. “Los padres necesitan saber que sus hijos están en peligro. Los niños (expuestos a la pornografía) no pueden desarrollar plenamente las comunicaciones, así como una sana sexualidad. Los jóvenes quieren respuestas y pueden ser curiosos. Tenemos que sacar esto a la luz. Necesitamos darnos cuenta de que está dañando a nuestros propios hijos.

“La tecnología siempre va a estar por delante de nosotros, pero lo más importante que los padres pueden hacer es abrir la comunicación con sus hijos”.

Proposito de las Pruebas

video

Seamos proveedores providentes temporal y espiritualmente



ÉLDER ROBERT D. HALES
Del Quórum de los Doce Apóstoles
(Liahona Mayo del 2009)

Si vivimos de manera providente, podemos proveer para
nosotros mismos y para nuestra familia, y también seguir
el ejemplo del Salvador de servir y bendecir a los demás

¡Cuán bendecidos somos de ser guiados por un profeta viviente!

Por haberse criado durante la Gran Depresión, el presidente Thomas S. Monson aprendió a prestar servicio a los demás. A menudo su madre le pedía que llevara comida a los vecinos necesitados, y ella daba alguno que otro trabajo a hombres sin hogar a cambio de comidas caseras. Más tarde, siendo joven obispo, él recibió esta instrucción del presidente J. Reuben Clark: “Sé bondadoso con las viudas y cuida de los pobres” (La enseñanza: El llamamiento más importante, pág. 117). El presidente Monson se encargó de 84 viudas y cuidó de ellas hasta que fallecieron. A lo largo de los años, su servicio a miembros y vecinos de todo el mundo ha sido el sello distintivo de su ministerio. Estamos agradecidos por tener su ejemplo. Gracias, presidente Monson.

Hermanos y hermanas, al igual que el presidente Monson, nuestros hijos se están criando en una época de incertidumbre económica. Así como nuestros abuelos y bisabuelos aprendieron lecciones esenciales debido a la adversidad económica, lo que aprendamos ahora, en las circunstancias actuales, nos bendecirá a nosotros y a nuestra posteridad en las generaciones futuras.

Hoy me dirijo a todos aquellos cuya libertad de elección se ha visto reducida por los efectos desacertados de las decisiones del pasado; me refiero específicamente a las decisiones que han conducido a la deuda excesiva y a las adicciones a comida, drogas, pornografía y otros hábitos de pensamiento y de acción que disminuyen nuestro sentido de autoestima. Todos estos excesos nos afectan individualmente y debilitan nuestras relaciones familiares. Por supuesto, a fin de proveer de lo necesario para la familia, tal vez sea necesario contraer algunas deudas para la educación formal, una casa modesta o un automóvil sencillo. Sin embargo, lamentablemente, se incurre en deudas adicionales cuando no controlamos nuestros deseos e impulsos adictivos. La solución prometedora es la misma, tanto para la deuda como para la adicción: Debemos volvernos al Señor y seguir Sus mandamientos. Debemos desear más que nada cambiar nuestra vida para salir del ciclo de la deuda y de nuestros deseos desmedidos. Ruego que en los siguientes minutos, y a lo largo de la conferencia, sean llenos de esperanza en nuestro Salvador Jesucristo y encuentren esperanza en las doctrinas de Su evangelio restaurado.

Nuestros desafíos, incluso los que generamos por nuestras propias decisiones, son parte de nuestra prueba en la tierra. Permítanme asegurarles que su situación no está más allá del alcance de nuestro Salvador. Por medio de Él, cada lucha nos servirá de experiencia y será para nuestro bien (véase D. y C. 122:7). Cada tentación que superemos es para fortalecernos y no para destruirnos. El Señor nunca permitirá que suframos más de lo que podamos resistir (véase 1 Corintios 10:13).

Debemos recordar que el adversario nos conoce muy bien; él sabe dónde, cuándo y cómo tentarnos. Si somos obedientes a las impresiones del Espíritu Santo, podemos aprender a reconocer las trampas del adversario. Antes de ceder a la tentación, debemos aprender a decir con firme determinación: “¡Quítate de delante de mí, Satanás!” (Mateo 16:23).

Nuestro éxito nunca se mide por la intensidad con la que seamos tentados, sino por la fidelidad de nuestra reacción. Debemos pedir ayuda a nuestro Padre Celestial y buscar la fortaleza por medio de la expiación de Su Hijo Jesucristo. Tanto en los asuntos temporales como espirituales, el obtener esta ayuda divina nos permite ser proveedores providentes para nosotros mismos y para los demás.

¿Qué es un proveedor providente? Todos nosotros tenemos la responsabilidad de proveer para nosotros mismos y para nuestra familia tanto en el aspecto temporal como en el espiritual. A fin de proveer de manera providente, debemos poner en prácticalos principios de un vivir providente:el vivir alegremente dentro denuestras posibilidades, estar contentos con lo que tenemos, evitar la deuda excesiva, ahorrar con diligencia y repararnos para emergencias imprevistas. Si vivimos de manera providente, podemos proveer para nosotros
mismos y para nuestra familia, y también seguir el ejemplo del Salvador de servir y bendecir a los demás.

Al ser proveedores providentes, debemos guardar el mandamiento más básico: “no codiciarás” (Éxodo 20:17). El mundo está lleno de sentimientos de reclamo de derechos. A algunos nos da vergüenza, pena o nos sentimos inferiores si nuestra familia no tiene todo lo que nuestros vecinos tienen; como consecuencia, nos endeudamos para comprar artículos que no están a nuestro alcance, y cosas que en verdad no necesitamos. Al hacer eso, llegamos a ser pobres temporal y espiritualmente. Nos deshacemos de una porción de nuestro valioso y preciado albedrío y nos colocamos en una servidumbre que nosotros mismos nos hemos impuesto. El dinero que podríamos haber utilizado para atendernos a nosotros mismos y a los demás ahora debe emplearse para pagar nuestras deudas. Lo que sobra por lo general es sólo lo suficiente para cubrir nuestras necesidades físicas más básicas. Al vivir en ese nivel de subsistencia nos deprimimos, disminuye nuestra autoestima y se debilita la relación que tenemos con familiares, amigos, vecinos y el Señor. No disponemos de tiempo, energía ni interés para procurar las
cosas espirituales.

Entonces, ¿cómo evitamos y superamos los hábitos de deuda y adicción a las cosas temporales y mundanas? Permítanme compartir con ustedes dos lecciones de un vivir providente que podrían ser de ayuda para cada uno de nosotros. Esas lecciones, junto con muchas otras importantes lecciones de mi vida, me las enseñó mi esposa, mi compañera eterna. Esas lecciones se aprendieron durante dos ocasiones diferentes de nuestro matrimonio: ambas cuando quería comprarle a ella un regalo especial.

La primera lección la aprendí cuando de recién casados contábamos con muy poco dinero. Yo estaba en la fuerza aérea y no habíamos pasado esa Navidad juntos. Me encontraba en una
asignación en el extranjero; al regresar a casa, vi un hermoso vestido en el escaparate de una tienda y le sugerí a mi esposa que si le gustaba, lo compraríamos. Mary fue al vestidor y, después de unos minutos, la dependienta salió, pasó cerca de donde yo estaba, y volvió a poner el vestido en el escaparate. Al salir de la tienda, pregunté: “¿Qué pasó?”. Ella contestó: “¡Era un lindo vestido, pero no tenemos dinero para comprarlo!” Esas palabras me penetraron el corazón. He aprendido que las dos palabras más amorosas son: “Te amo” y las cinco palabras que representan más cariño por aquellos a quienes amamos son: “No tenemos dinero para comprarlo”.

La segunda lección la aprendí varios años después cuando estábamos más económicamente estables. Se acercaba nuestro aniversario de bodas y le quería comprar a Mary un elegante abrigo para demostrarle mi amor y aprecio por los muchos años felices que habíamos pasado juntos. Al preguntarle lo que opinaba del abrigo que tenía pensado comprarle, su respuesta, una vez más, me penetró el corazón y la mente. “¿Y cuándo me lo pondría?”, preguntó. (En ese entonces, ella era presidenta de la Sociedadde Socorro de barrio y prestaba socorro a las familias necesitadas.)

Entonces me enseñó una lección inolvidable. Me miró a los ojos y dulcemente preguntó: “¿Lo vas a comprar por mí o por ti?”. En otras palabras, preguntaba: “¿Es el propósito de este regalo para demostrarme tu amor o para demostrarme que eres un buen proveedor, o para probarle algo al mundo?”. Medité en su pregunta y me di cuenta de que estaba pensando menos en ella y en nuestra familia, y más en mí.

Después de eso, tuvimos una seria y trascendental conversación sobre un vivir providente y ambos decidimos que utilizaríamos mejor nuestro dinero si pagábamos la hipoteca de la casa y ahorrábamos para el fondo escolar de nuestros hijos.

Esas dos lecciones son la esencia de un vivir providente. Al enfrentar la decisión de comprar, consumir o participar de cosas y actividades mundanas, todos debemos aprender a decirnos unos a otros: “¡No tenemos dinero para comprarlo, aunque lo queramos!” o, “¡Podemos comprarlo, pero no lo necesitamos, y en realidad, ni siquiera lo queremos!”.

Hay un principio igual de importante en estas lecciones: Podemos aprender mucho al comunicarnos con nuestros esposos y esposas. Al deliberar y trabajar unidos en los consejos familiares, podemos ayudarnos mutuamente a llegar a ser proveedores providentes y también enseñar a nuestros hijos a vivir de manera providente.

La base de un vivir providente es la ley del diezmo. El propósito fundamental de esta ley es ayudarnos a desarrollar la fe en nuestro Padre Celestial y en Su Hijo Jesucristo. El diezmo nos ayuda a superar nuestros deseos por las cosas de este mundo y voluntariamente hacemos sacrificios por los demás. El diezmo es la gran ley equitativa, ya que no importa cuán ricos o pobres seamos, todos pagamos la misma décima parte de nuestro interés anualmente (véase D. y C. 119:4) y todos recibimos bendiciones tan grandes “hasta que sobreabunde[n]” (Malaquías 3:10).

Además de nuestros diezmos, debemos también ser un ejemplo en el pago de nuestras ofrendas de ayuno. Una ofrenda de ayuno es por lo menos el costo de las dos comidas consecutivas en las cuales “ayunamos” cada mes. Al no participar de esas dos comidas, nos acercamos al Señor en humildad y oración y también participamos al contribuir de manera anónima para bendecir a nuestros hermanos y nuestras hermanas de todo el mundo.

Otra manera importante de ayudar a nuestros hijos a aprender a ser proveedores providentes es al establecer un presupuesto familiar. En las reuniones de consejo familiar debemos repasar conregularidad nuestro “plan familiar de ingresos, ahorros y gastos”. Eso enseñará a nuestros hijos a reconocer la diferencia que existe entre los deseos y las necesidades y el planear de antemano el uso sensato de los recursos familiares.

Cuando nuestros hijos eran pequeños, llevamos a cabo un consejo familiar y fijamos la meta de tomar unas “vacaciones de ensueño” en el río Colorado. Cuando cualquiera de nosotros quería comprar algo durante el año siguiente, nos preguntábamos el uno al otro: “¿En verdad queremos comprar eso ahora, o queremos tomar las vacaciones de ensueño después?”. Esa fue una maravillosa experiencia de aprendizaje al elegir un vivir providente. Al no satisfacer todo deseo inmediato, obtuvimos larecompensa más deseable de unidad familiar y de agradables recuerdos durante los años posteriores.

Cuando tengamos el deseo de experimentar o poseer algo que vaya a afectarnos a nosotros o a nuestros recursos, tal vez debamos preguntarnos: “¿Es el beneficio temporal, o tendrá valor y trascendencia eternos?”. El responder a esas preguntas con sinceridad nos ayudará a evitar la deuda excesiva y otra conducta adictiva.

Al procurar superar la deuda y la conducta adictiva, debemos recordar que la adicción es el deseo del hombre natural y que nunca se satisfará; es un apetito insaciable. Cuando somos adictos, buscamos esas posesiones mundanas o placeres físicos que parecen atraernos, pero, como hijos de Dios, nuestra más profunda añoranza, y lo que realmente debemos buscar es lo que sólo Dios puede proporcionar: Su amor, Su sentimiento de valía, Su seguridad, Su confianza, Su esperanzaen el futuro y la seguridad de Su amor, que nos brinda gozo eterno.

Debemos desear, más que cualquier otra cosa, hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial y proveer de manera providente para nosotros mismos y para los demás. Debemos declarar, así como lo hizo el padredel rey Lamoni: “…abandonaré todos mis pecados para conocerte” (Alma 22:18). Entonces podremos ir a Él con firme determinación y prometerle: “Haré lo que sea necesario”. Por medio de la oración, del ayuno, de la obediencia a los mandamientos, de las bendiciones del sacerdocio y de Su Sacrificio Expiatorio, sentiremos Su amor y poder en nuestra vida. Recibiremos Su guía y fortaleza espiritual mediante las impresiones del Espíritu Santo. Sólo por medio de la expiación de nuestro Señor podemos obtener un potente cambio en el corazón (véase Mosíah 5:2; Alma 5:14) y experimentar un potente cambio en nuestra conducta adictiva.

Con todo el amor que llevo en mi interior, y con el amor del Salvador que se expresa por medio de mí, les invito a venir a Él y a escuchar Sus palabras: “Por lo tanto, no gastéis dinero en lo que no tiene valor, ni vuestro trabajo en lo que no puede satisfacer. Escuchadme diligentemente, y recordad las palabras que he hablado; y venid al Santo de Israel y saciaos de lo que no perece ni se puede corromper” (2 Nefi 9:51).

Testifico que el apetito de poseer cosas mundanas sólo se puede superar si nos volvemos al Señor. El hambre de la adicción sólo se puede reemplazar con nuestro amor por Él. Él está presto para ayudarnos a cada uno de nosotros. “No temáis”, dijo, “porque sois míos, y yo he vencido
al mundo” (D. y C. 50:41).

Expreso mi testimonio especial de que por medio de la Expiación Él ha vencido todas las cosas. Ruego que cada uno de nosotros supere las tentaciones mundanas al venir a Él y llegar a ser proveedores providentes tanto temporal como espiritualmente para nosotros mismos y para los demás, es mi humilde oración, en el nombre de Jesucristo. Amén. ■

domingo, 24 de mayo de 2009

El Cimiento De La Felicidad Matrimonial y Familiar

El Presidente Ezra Taft Benson enseñó lo siguiente: "El matrimonio... es el principio mas glorioso y mas exaltado del evangelio de Jesucristo. Ninguna ordenanza tiene mayor importancia; ninguna es mas sagrada e indispensable para el gozo eterno del hombre. La felcidad al convenio del matrimonio trae gozo pleno aqui en la tierra y recompensas gloriosas en el mas allá"
¨El matrimonio eterno¨, Liahona, mayo de 2003, pág.92.

Si siguen los consejos qaue se dan en la Proclamación Para La Familia, los cónyuges y familias pueden fortalecerse y mantenerse seguros.

La Familia: Una proclamación para el mundo



La Familia: Una Proclamación Para El Mundo.

El presidente Gordon B. Hinckley leyó esta proclamación como parte de su mensaje en
la Reunión General de la Sociedad de Socorro, el 23 de septembre de 1995, en Salt Lake City, Utah, E.U.A.

Para descargar el documento en PDF da click a la imagen.

Programa Para La Recuperación de Adicciones

Programa de Recuperación de Adicciones.

Si usted o un ser querido están luchando para vencer alguna adicción, hay esperanza. Servicios Para La Familia SUD patrocina reuniones de recuperación para auxiliar a aquellos individuos y sus familias que desean liberarse de su comportamiento adictivo y deseen una mejor vida a través de la hermandad del evangelio.

Naturaleza de las Adicciones

Algunos consideran las adicciones como simples malos hábitos que se pueden superar con la fuerza de voluntad, pero muchos se vuelven tan dependientes del comportamiento o la sustancia que no saben como abstenerse. Las adicciones hacen que el individuo pierda la perspectiva y el sentido de otras prioridades en su vida.

Como el Elder Boyd K. Packer del Quórum de los Doce enseñó:

“Las adicciones tienen la capacidad de desconectar la voluntad humana y anular el albedrío moral. Puede privar del poder para decidir.”

Tipos de Adicciones

·Alcohol

·Drogas (recetadas o ilegales)

·Tabaco

·Café y Te

·Pornografía

·Comportamiento sexual inapropiado

·Juego

·Codependencia

·Desordenes alimenticios

Reuniones de Recuperación de Adicciones.

Si sospecha que padece alguna adicción y siente aunque solo sea el más pequeño deseo de librarse de ella, le invitamos a unirse a nosotros en el estudio y la aplicación de los principios del Evangelio de Jesucristo que se conversan en las reuniones.

Las reuniones de recuperación son continuas, gratuitas y confidenciales. Busque el grupo de recuperación de adicciones más cercano a su localidad de click aquí y despues busque "Mexico Area"


Guía para la recuperación y curación de adicciones disponible

Aun cuando no le sea posible asistir a una de las reuniones de recuperación, usted se puede ver beneficiado de la “Guía de recuperación”. En esta guía los Doce Pasos originales de Alcohólicos Anónimos han sido adaptados al marco las doctrinas, principios y creencias de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Para descargar la “Guía de Recuperación y Curación de Adicciones de click aquí


Curso ¨Como Fortalecer a la Familia¨


Como Fortalecer a la Familia.

Como Fortalecer a la Familia es un nuevo curso desarrollado por Servicios Para La Familia SUD para ayudar a entender principios efectivos del cuidado de los hijos, mejorar sus cualidades como padre, criar unos hijos felices y exitosos y fomentar relaciones harmoniosas y amorosas en el hogar.
¿Cuales son los temas que se tratan en el curso?
En este curso se tratan nueve temas. Los principios del evangelio proveen los cimientos para cada lección:
• Principios y métodos para las funciones de los padres.
• Como entender el desarrollo de los niños.
• La forma de comunicarse con amor.
• La educación de los hijos.
• Como fomentar la confianza.
• Como vencer el enojo.
• Como resolver conflictos.
• Como enseñar a comportarse responsablemente.
• Como aplicar la disciplina.
Para descargar el manual "Cómo Fortalecer a la Familia: Una guía de recursos para los padres" haga click aquí.

Curso ¨Como Fortalecer el Matrimonio¨



Como Fortalecer el Matrimonio.

Como Fortalecer el Matrimonio es un nuevo curso desarrollado por Servicios Para La Familia SUD para ayudar a desarrollar, mantener y enriquecer la relación entre esposos y esposas.

El curso le ayudará a entender las bases para la felicidad en el matrimonio, identificar actitudes y comportamientos que pueden interferir con su felicidad matrimonial así como también le ayudará a encontrar vías para enriquecer su matrimonio.

¿Cuales son los temas que se tratan en el curso?

En este curso se tratan seis temas para ayudarle a identificar áreas en las que puede mejorar su matrimonio.

  • Como aplicar los principios del Evangelio.
  • Como comunicarse con amor.
  • Como promover la igualdad y la unidad.
  • ¿Como vencer el enojo.
  • Como resolver conflictos.
  • Como enoblecer el matrimonio.

Para descargar el manual "Cómo fortalecer su matrimonio: una guía de recursos para los cónyuges" haga click aquí.

"Quiero que sepas que lo pasamos muy mal"